Hablamos de proyectos artísticos, pero ¿qué es eso? Hay muchas manifestaciones en torno al arte y, a veces, los límites, generan confusión en conceptos difíciles de abordar. Pero aún así, no todo vale. ¿Por qué sí o por qué no? ¿Quién decide cuando un proyecto es válido y en base a qué? ¿Para quién tiene interés? ¿Por qué se gesta esa necesidad? ¿Qué metodologías se llevan a cabo en estas cuestiones? ¿Quién es quién en todo esto? Y tú, ¿qué te cuentas?





viernes, 27 de agosto de 2010

Una Plaza de la A6

Dicen, que toda ciudad o pueblo que se precie, tiene una Plaza Mayor. En el Km. 303, había una. Era una rotonda con una gran fuente central que se ha sustituido por otra mayor peatonal. La nueva, ha sido todo un acontecimiento para los habitantes que han seguido con detalle la construcción de la misma. En su inauguración a principios de este mes de agosto, escuchaba todo tipo de opiniones acerca del resultado, sus farolas, bancos, fuentes y flores. Hace apenas 48 horas, estaba poblada de terrazas, verbenas, gente, motos, bullicio, etcétera, reuniendo a todos en un espacio público a cualquier hora del día para su disfrute.

Las fachadas que la abrazan, permanecen silenciosas en el frío de la noche que parece recordarnos, que el verano se acabó aquí. Mientras, la joven Plaza amanece tranquila.
 
No recordaba la ausencia de una.
"Los Caminos de Santiago en el Camino de Santiago"
Gabriel Díaz
Real Colegiata de San Isidoro, León, España
















(Texto de Gabriel Díaz sobre su proceso creativo y discurso)
"Al igual que toda la obra videográfica sobre diversas peregrinaciones a lo largo del mundo en la que llevo ya trabajando más de cinco años, el proyecto “Los Caminos de Santiago en el Camino de Santiago” es la consecución lógica de toda una trayectoria que le precede.

Viajar y caminar por lugares naturales viene ya de mis comienzos en el Land Art como escultor.

Coleccionar indagando las múltiples posibilidades ha sido a sí mismo algo recurrente en mi trabajo.

Series infinitas como “Apilamientos”1 (serie de apilaciones de rocas en vertical que pretendían un equilibrio superlativo), “Visiones”2, “Tormentas”3 (ambas series, dibujos de base geométrica que indagaban sobre la creación de la materia), “Entradas a una cueva de luz”4 (video-instalación de más de cuarenta salidas desde la oscuridad de la cueva al exterior, en las que en su recorrido se mostraban las formas caprichosamente cambiantes de cada salida en formas saturadas de luz),

“La cueva iluminada”5 (serie fotográfica de panorámica completa realizadas desde el interior de diferentes cráteres de Canarias), son muestra de ello.

Un camino en el que la exigencia personal se ha ido manifestando a través de una evolución paulatina de depuración tanto material como conceptual, es lo que al fin ha desembocado en esta producción videográfica en la que me hallo inmerso y en la que ya no existe la manipulación del entorno y la materia, sino como me gusta decir, tan solo la “recogida de datos” que luego serán la muestra.

Muestra que consiste en la inmersión del espectador en otro ambiente y lugar mediante un retroceso o acceso a la raíz del sabor estético más allá de lo cultural y que surge en la contemplación de lo natural.

“Los Caminos de Santiago en el Camino de Santiago” comenzó siendo la contrapartida occidental al fenómeno de la peregrinación oriental (Tíbet) y sus lugares naturales considerados sagrados que he recogido en video-instalaciones como “Gang Rimpoche”6, “Jonkang”7, “Mapam Yum”8, “Nam Tso”9 o “El aliento del Chomolunga”10.

Desde mi punto de vista la búsqueda de espiritualidad al margen de lo religioso es una constante en el arte que se manifiesta continuamente bajo diferentes aspectos: lo invisible, lo abstracto, lo poético, lo conceptual... y es en la peregrinación donde este fenómeno aúna por fin lo físico y lo espiritual.

Algo que a su vez podía ser obra. Algo que impregnado de valores estéticos, a la vez recogía en sí mismo la esencia a una manera de pensar concreta, la filosofía y modo de vida de diferentes culturas.

Comencé realizando el vídeo que corresponde con el Camino Francés pero su singularidad, aunque sí denotaba el concepto vacío propio del pensamiento occidental, el camino como lugar, lo basto como singular, resultaba escaso. Así es como surgió la necesidad de ampliar el trabajo a otros trayectos del Camino de Santiago. El objetivo inicial estaba cumplido. Pero porqué no ir más allá y prolongar e indagar en los caminos que hermanaron durante siglos a los países europeos y que hoy en día son ignorados, apenas reconocidos. Esa idea de enfatizar lo social, la hermandad,
 la unión sin la cual ya no podemos ser entendibles es la que promueve este proyecto.

La técnica utilizada, es la de ir fotografiando cada pocos pasos y a ritmo constante el trayecto del camino andado. Posteriormente la consecución de todas esas imágenes fotográficas, pasan a formar parte de una animación gracias a un programa de edición informática cuyo resultado es una imagen hipnótica en la que el espectador en primera persona es conducido a través del recorrido.

Imágenes encadenadas, reminiscencias de un pasado artesano escultor, son las que generan esta hipnosis que te lleva vacía de pensamientos por un camino continuo, lleno de transformaciones y cambios de rumbo a un desenlace que en este caso es en Santiago de Compostela".