Hablamos de proyectos artísticos, pero ¿qué es eso? Hay muchas manifestaciones en torno al arte y, a veces, los límites, generan confusión en conceptos difíciles de abordar. Pero aún así, no todo vale. ¿Por qué sí o por qué no? ¿Quién decide cuando un proyecto es válido y en base a qué? ¿Para quién tiene interés? ¿Por qué se gesta esa necesidad? ¿Qué metodologías se llevan a cabo en estas cuestiones? ¿Quién es quién en todo esto? Y tú, ¿qué te cuentas?





miércoles, 24 de febrero de 2010

La física es una herramienta que traduce dudas llevando a mejor puerto lo inescrutable del arte. El Principio de acción y reacción de Isaac Newton nos dice lo siguiente: Si un cuerpo actúa sobre otro con una fuerza (acción), éste reacciona contra aquél con otra fuerza de igual valor y dirección, pero de sentido contrario (reacción).

- Acción: Resultado de hacer. Efecto que causa un agente sobre algo. Física. Magnitud que se define como producto de la energía absorbida durante un proceso por su duración.
- Reacción: Acción que resiste o se opone a otra acción, obrando en sentido contrario a ella.
- Fuerza: agente capaz de producir una variación en el estado de un cuerpo.
- Interacción: acción de unos cuerpos sobre otros, suma vectorial de las fuerzas.
- Equilibrio: momento en el que la aceleración total del objeto es nula.

¿Y qué tiene esto que ver con el proyecto?
Es la explicación lógica de mi hacer. Se experimentan reacciones de otros a través de acciones propias dentro de una interacción, abriéndose posibilidades diferentes a las establecidas en un primer momento.

Claro que si se establece la ruptura con el origen, se podría constituir una categoría de lo líquido en cuanto a sincronía y ritmos. No se estipula que sea cerrada, pues si tiene una existencia efímera, puede darse el caso de dejar huella, un recorrido en el individuo, una emoción perdurable en el tiempo, aunque también puede suceder lo contrario.
Si no se visualiza un hecho es como que nunca hubiera sucedido. ¿Es necesario que lo visualicen otros para corroborar que algo existe o existió?
Entonces, ¿por qué se ha de manifestar con algo tangible si ya existe un testimonio de ello? ¿cuál sería la aplicación en todo caso sin el uso de ese recurso?
Por lo que se puede deducir que si eliminamos el sentido visual para cerrar la obra de un artista, podemos usar otros sentidos y hablar de experiencia artística. Pero esa experiencia artística es necesariamente algo visual a través de terceros que corroboren que existió, por lo que pierde el sentido como tal, convirtiéndose en un objeto y volvemos al principio de todo esto.
Hablaríamos de documentar (probar, justificar la verdad de algo con documentos) y no de crear (producir algo de la nada). Y la creación artística está basada en algo físico, muchas veces disfrazado de etéreo o dentro de una corporalidad social o intelectual y ya no sería creación.

Conclusión: quiero pintar flores.

No hay comentarios: